Visitas

miércoles, 13 de abril de 2011

YOGA PARA NIÑOS

Tras la entrada anterior que fue yoga para adultos, esta la vamos a dedicar a conocer el yoga para niños y de los miles de beneficios que les aporta como la mejora de la autoestima, la concentración, aprender a relajarse y en algunos casos, puede mejorar las dolencias congénitas o adquiridas.
El yoga para los niños surge porque, al igual que los adultos, viven en una sociedad que impone un ritmo de vida estresante. Esta presión es la que hace que se conviertan en pequeños adultos con horarios, rutinas y normas estructuradas. Surge con el objetivo de recuperar la energía y relajarse.
Mediante esta actividad física que implica expresión corporal, se trabaja, mediante un sistema de ejercicios físicos, técnicas de respiración y meditación que mejora la salud, tonifica el cuerpo, todo lo relacionado con la naturaleza y el alma humana llevando a la persona a un estado de equilibrio y armonía.
No nos damos cuenta pero cuando somos niños estas capacidades mencionadas son naturales, pero a medida que vamos creciendo perdemos la capacidad de concentrarnos con nuestro propio cuerpo, mente o espíritu. Ellos son los que verdaderamente pueden sentir la práctica de la actividad ya que cuando representa una postura son capaz de creer que es eso.
La manera de presentar el yoga para niños es mediante un juego de expresión corporal donde desarrollan la imaginación y creatividad, tomando conciencia de su propio cuerpo y relajándose de esta vida moderna.

Iniciación a una sesión de yoga para niños
Postura del indio
La primera postura que se realiza es la postura del indio, que nos colocaríamos sentados con las piernas cruzadas y los brazos unidos por las palmas de las manos mirando hacia arriba. En esta posición intentamos permanecer un minuto en silencio y concentrados en la respiración que la realizaremos por la nariz. Pueden imaginar que son rocas gigantes y no se pueden mover.El objetivo sería vaciar la mente de pensamientos.

Respiración de globo
Para familiarizarnos con la respiración nos colocaremos sentados como en el ejercicio anterior. Partiendo de esta posición colocaremos las manos sobre la barriga con los dedos separados; desde ahí se inhala por la nariz y observamos como crece la barriga, cuando lo exhalamos pasa lo contrario. Este ejercicio es muy beneficioso ya que controlar la respiración hace conocerse mejor a uno mismo.

Marioneta
Consiste en mover el cuerpo como si fuéramos marionetas. Hay que sentir como el cuerpo es manejado por los hilos invisibles que tenemos en cabeza, brazos y piernas en el momento que aparecen unas tijeras gigante y corta los hilos, lentamente somos conscientes de las partes de nuestro cuerpo, así conseguimos la relajación del cuerpo y aliviar tensiones.

El árbol
Para la realización de éste, nos tenemos que imaginar que somos un árbol, que está en el bosque y que tiene millones de años y se siente estable y tranquilo. Pensamos que nuestros pies son las raíces que tienen que estar pegados al suelo; las piernas son el tronco y los brazos las ramas de las que pueden nacer flores y frutas. Una vez imaginado, estírate y siente como tus ramas llegan al cielo. Flexionamos una rodilla y aguantamos la postura; lo realizamos con la otra pierna. Con esta postura desarrollamos el equilibrio, la concentración, y la calma, fortaleciendo a su vez el tren inferior.


El guerrero
Nos imaginamos que nos convertimos en un guerrero fuerte, noble y valiente, que lucha para que todos los que están en el planeta tengan paz. La posición de nuestro guerrero sería colocándonos de pie mirando al frente, abrimos las piernas a la altura de los hombros y vamos realizando flexión de rodilla hacia un lado y otro mientras que los brazos permanecen en cruz. Conseguimos fortalecer piernas, espalda, hombros y brazos. Fortalece los músculos abdominales.


Como veis estas son algunas de las posiciones que se realizan en el yoga para niños. Éstas parten de las de los adultos, solo que se les da un enfoque diferente.

¿Cuáles son los beneficios que aporta esta actividad física?
Desarrollan conocimiento y conciencia corporal, al igual que la fuerza, el equilibrio, la coordinación, resistencia y flexibilidad. Mejora la postura corporal lo que hace que incremente la concentración y memoria. Se desarrollan valores como comprender los fundamentos del respeto, la tolerancia, la no violencia entre ellos y hacia las demás personas con las que conviven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes dejar el comentario que desees.